La pandemia del siglo: 4 de cada 10 niños y niñas tienen obesidad
Blog

La pandemia del siglo: 4 de cada 10 niños y niñas tienen obesidad

obesidad infantil
En España, el 19% de las personas adultas y casi el 40% de los niños y niñas tienen obesidad. La prevención desde edades tempranas es clave y la enfermera escolar juega un papel crucial para inculcar hábitos de vida saludables desde los propios centros escolares para hacer frente.

Cada 4 de marzo se celebra el Día Mundial de la Obesidad con el objetivo de concienciar a ciudadanía y administraciones de uno de los mayores problemas de salud del siglo XXI, que afecta ya a 800 millones de personas en todo el mundo. España es el segundo país de Europa con mayor índice de obesidad infantil, afectando al 40% de niños y niñas.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) las tasas de obesidad se han triplicado desde 1975 y multiplicado por 5 en el caso de los niños, niñas y adolescentes. Y lo que es peor: en 2030 aumentará un 60%, llegando a afectar a 250.000.

La obesidad afectará a 250.000 niños y niñas en 2030

Diabetes, enfermedades cardiovasculares, hipertensión, problemas respiratorios e incluso algunos tipos de cáncer se relacionan directamente con la obesidad. Además, también es la causa de problemas psicosociales como la baja autoestima o la depresión y en el caso de los niños y niñas, con bajo rendimiento y acoso escolar. Frente a la COVID-19, el riesgo también aumenta: las personas con obesidad tienen el doble de posibilidades de ser hospitalizadas.

Una enfermedad, varias causas

El sedentarismo y la mala alimentación son las causas principales de la obesidad en la infancia. La genética, factores psicológicos, socioculturales y económicos también influyen.

Factores de riesgo:

Alimentación: dulces y postres, incluyendo zumos y bebidas azucaradas, comida rápida y los alimentos con muchas calorías son la causa de la obesidad infantil en la mayoría de los casos. A causa de la COVID-19 se han visto reducidos los tiempos de comedor, así como la educación en alimentación saludable.

Ejercicio físico: pasar demasiado tiempo con la televisión, la tablet o los videojuegos están directamente relacionados con el aumento de peso en la infancia. La pandemia no ha hecho sino aumentar el tiempo que los niños y niñas pasan delante de una pantalla y reducir el dedicado al ejercicio físico en el parque o en actividades extraescolares que ya no hay.

Entorno: padres y madres que llevan una vida sedentaria y con alimentación poco saludable, familias con rentas más bajas, entornos con estrés… todo ello favorece la obesidad en los menores.

La pandemia no ayuda: un 44% de la ciudadanía aumentó de peso durante el confinamiento y se estima que el aumento fue del 5% en el caso de niños, niñas y adolescentes, según datos de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad.

Vida sana, la mejor arma

Aunque hay factores genéticos, ciertos medicamentos o el propio entorno que no podemos cambiar, sí podemos actuar contra las dos causas principales de la obesidad infantil: la alimentación y el ejercicio físico. La Pirámide Naos lo explica muy claro:

Una forma más visual para que niños y niñas vean de un solo golpe qué tienen que comer para estar sanos es el plato Harvard:

Ofrecer alimentos sanos, dando ejemplo, promover el ejercicio físico, así como garantizar las horas de sueño y descanso necesarias, son claves. «Hay que enseñar a nuestros niños y niñas hábitos saludables desde la infancia», dicen desde la OMS.

A por el reto saludable

La prevención en edades tempranas es tarea de todos. En las aulas, donde pasan buena parte de su jornada, la figura de la enfermera escolar es fundamental para «marcar la diferencia».

Desde el propio centro educativo, la enfermera o enfermero conciencia de este problema y realiza educación para la salud. Además, supervisa junto con el equipo nutricionista los menús del comedor, propone almuerzos saludables y promueve y participa en proyectos del centro escolar para afianzar hábitos de vida saludables a nivel alimenticio y de actividad física.

Aquí podemos ver un ejemplo de un taller de desayunos saludables realizado por enfermeras hace unos años:

Comentarios cerrados.