Blog

El asma es la enfermedad más prevalente en la infancia

El asma es la enfermedad más prevalente en la infancia
1 de cada 10 niños y niñas en España padece asma, una enfermedad crónica que requiere tratamiento continuado. Con la vigilancia y cuidados adecuados, la población infantil asmática puede acudir a la escuela con total normalidad.

 

El asma es la enfermedad crónica más prevalente en la infancia y uno de los principales motivos de ingreso de niños y niñas. En España, el 10% de la población infantil padece esta patología que requiere tratamiento continuado. La figura de la enfermera escolar es clave para que estos niños y niñas puedan llevar una vida normal en el centro educativo.

¿Qué es el asma y cuáles son los síntomas?

El asma es una afección crónica de los pulmones que provoca inflamación de las vías aéreas (bronquios). Esta inflamación hace que los conductos se estrechen dificultando el paso del aire y generando grandes cantidades de mucosidad espesa. Además, los músculos que rodean las vías aéreas (músculo liso) suelen contraerse, lo cual vuelve aún más estrechas las vías respiratorias, provocando lo que llamamos broncoconstricción.

asma

Se desconoce cuál es la causa exacta del asma. Los expertos creen que se trata de una combinación de factores ambientales y genéticos. Estos factores ambientales, también llamados “desencadenantes” pueden irritar las vías respiratorias generando una crisis asmática o “ataque de asma”.

Para poder actuar con rapidez es fundamental conocer los signos de una crisis asmática. Los más frecuentes son:

  • Sensación de falta de aire (disnea).
  • Respiración sibilante o con “pitos”.
  • Tos.
  • Sensación de opresión en el pecho.

El 80% de los casos de asma es de origen alérgico

El asma extrínseca o también llamada asma alérgica es el más común en la población infantil. Por ello, la inhalación de alérgenos como el polen, los ácaros o el pelo de animales puede desencadenar una crisis asmática.

También existen otros desencadenantes que pueden provocar un ataque de asma. Los más frecuentes son el ejercicio físico, las infecciones respiratorias, los contaminantes atmosféricos, la exposición a sustancias irritantes como el humo del tabaco o el polvo y los cambios de temperatura bruscos, entre otros.

Una parte importante del control del asma consiste en evitar los desencadenantes. Recordemos que estos pueden variar de un niño a otro, por lo que será fundamental elaborar un plan de acción personalizado contra el asma, donde se recojan los factores desencadenantes pudiendo así evitarlos al máximo.

¿Cómo se trata el asma?

El tratamiento del asma consiste en dos aspectos importantes: evitar los desencadenantes y el uso adecuado de los medicamentos.

La mayoría de los medicamentos para el asma se administran con un dispositivo que permite que el niño o la niña respire el fármaco directamente a los pulmones.

Hay dos tipos de medicamentos para el asma:

  • Medicamentos de alivio rápido o de rescate: actúan deprisa para abrir las vías respiratorias aliviando los síntomas de la crisis asmáticas. Estos fármacos son broncodilatadores de efecto inmediato y es importante que se tengan siempre a mano.
  • Medicamentos de control a largo plazo o de mantenimiento: controlan el asma previniendo los síntomas antes de que ocurran. Estos fármacos se deben tomar cada día, aunque la niña o el niño se encuentren bien.

Broncodilatadores

Manejo de inhaladores y cámaras

Como hemos comentado anteriormente, la técnica inhaladora es la de elección en el tratamiento del asma en la población infantil.

Esta vía proporciona una serie de ventajas como son la administración directa sobre el árbol bronco-pulmonar, una mayor eficacia con menor dosis, una respuesta terapéutica más rápida y una disminución de los efectos secundarios sistémicos, y en consecuencia un menor riesgo de sobredosis.

Para ello es muy importante conocer los dispositivos y la técnica a usar, promoviendo la educación tanto de los niños y niñas como de sus familias. En este sentido el papel de la enfermera escolar resulta esencial, garantizando un uso adecuado de los inhaladores y ,en consecuencia, un tratamiento más eficaz.

Tipos de inhaladores:

  • Inhaladores presurizados dosificados (MDI) : Estos dispositivos expelen una dosis de medicación en forma de spray. Cuando la persona aprieta el inhalador, este libera un “soplo” medido del medicamento. El principal inconveniente es que requieren coordinación por parte de quien los usa. El niño o niña debe saber activar el dispositivo y respirar al mismo tiempo. En caso contrario, el medicamento puede acabar en la boca en lugar de los pulmones. Por eso, los expertos recomiendan el uso siempre con cámara espaciadora, independientemente de la edad.

    Técnica con cámara y mascarilla

    Tecnica con camara y mascarilla

  • Inhaladores de polvo seco: Estos dispositivos proporcionan el medicamento en forma de polvo. El polvo se debe inspirar rápida y profundamente, provocando más trabajo para el niño o la niña. Además tendrá que aguantar la respiración con el fármaco dentro de 5 a 10 segundos y enjuagarse posteriormente la boca.

    Técnicas de inhalación Accuhaler

    Tecnicas de inhalacion Accuhaler

    Técnicas de inhalación Turbuhaler

    Técnicas de inhalación Turbuhaler

El uso de un inhalador puede ser complicado, su enfermera o enfermero les mostrará como funcionan y los cuidados que requieren cada uno de ellos.

El asma y la escuela

Los niños y niñas con asma necesitan mucho apoyo en la escuela. Aquellos que han sido diagnosticados de una patología leve pueden llevar una vida normal, pero en caso de una crisis asmática ¿estará el centro escolar preparado para atenderla?

Desafortunadamente la mayoría de colegios en España no cuentan con una enfermera escolar, lo cual genera en las familias de estos niños y niñas una preocupación permanente.

Para favorecer el control de la enfermedad y fomentar el autocuidado, es fundamental que la enfermera escolar desarrolle un plan de acción escolar contra el asma.

En este plan se incluirá:

  • El tratamiento médico y su pauta.
  • Teléfono de contacto de padres y/o tutores.
  • Un breve historial del asma.
  • Cuáles son los desencadenantes de una crisis asmática.
  • Los síntomas más frecuentes del asma.
  • La mejor lectura de Peak flow o flujo respiratorio máximo, si es posible.
  • Medicación de rescate durante una crisis asmática.

Seguir este plan puede ayudar mantener la enfermedad bajo control y propicia que los niños y niñas puedan realizar las actividades cotidianas del centro educativo.

La figura de la enfermera escolar favorece que las crisis leves o moderadas se traten en el colegio disminuyendo el absentismo escolar y laboral de las familias, y previniendo la evolución a situaciones más graves.

Su salud, tu tranquilidad

Los crecientes problemas de salud crónicos en niños y niñas, exigen la prestación de cuidados específicos en el entorno escolar.

La administración de medicamentos, seguimiento, control de posibles efectos secundarios o interacciones, apoyo a la adquisición de habilidades de autocuidado, son algunas de las intervenciones que puede llevar a cabo la enfermera escolar.

Su papel es fundamental para garantizar el cumplimiento terapéutico y detectar posibles complicaciones precozmente.

La incorporación de la enfermera al centro escolar, aportaría seguridad y tranquilidad a miles de familias, al tener asegurada la atención de sus hijos e hijas asmáticos durante el horario escolar.

2 Comentarios

  1. […] en España el 10% de la población infantil padece asma, una enfermedad crónica que requiere tratamiento continuado; al igual que en otras enfermedades […]

  2. […] requieren atención urgente e inmediata. También los atragantamientos, reacciones alérgicas, crisis asmáticas, intoxicaciones… El personal cualificado para atender estas situaciones de urgencia y prestar […]

Comentarios cerrados.